LA DERROTA DE LOS TRAIDORES

Ir abajo

LA DERROTA DE LOS TRAIDORES

Mensaje por Filardy el Jue Sep 01, 2016 6:46 am

Después del juicio y el ajusticiamiento de los rebeldes y paganos del Conde Davidaf y sus hombres, quedaba un problema.
Si el mismo problema que llevaba atormentando a los tres reinos desde hacia ya un año, el Duque Arleya Cousland.

Bueno mejor dicho, las ansias de poder desmedidas y el poco honor del duque en cada una de sus acciones. Era el noble más odiado de todos los reinos, incluso en el suyo propio, donde muchos se cuestionaban sus métodos de actuación y a donde les podrían llevar ademas de dejar la reputación del reino por los suelos.

El máximo instigador de todos los complots siempre salia airoso de todos los problemas que creaba ya que utilizaba vilmente a cualquier persona para lograr sus fines pero sin correr riesgos. También se sospecha que recibía asesoramiento de algún reino extranjero que pretendía interferir en la elección del rey del reino del Dragón.

Ante estos hechos tan graves el regente del Grifo, Filardy del Grifo y el regente del Dragón, Negan del Dragón, acordaron verse en secreto para intentar solucionar todos los problemas ocasionados por el loco del duque.

Después de exponer todos las fechorías del duque, al regente del Dragón no lo quedo mas remedio que darle razón a su homologo ya que las fechorías cometidas no podían ser permitidas y mucho menos los continuos intentos de socavar la autoridad de ambos regentes.

Debían enseñar a ese mequetrefe de duque lo que pasa cuando uno encuentra la horma de su zapato. Y que mejor manera que bebiera de su propia medicina.

El plan era sencillo y practico....algo a lo que no estaba acostumbrado el pobre duque. El regente del Dragón ordeno al duque que llevara una misiva al regente del León, sobre un tratado muy importante, sabia que por sus ansias de poder, el duque estaría encantado de llevarlo en persona para poder codearse con el regente del sur y sentirse como un propio rey. Que iluso, esa fue su ratonera, ya que el plan consistía en que durante su viaje, los hombres del regente del grifo, lo capturaran y lo llevaran al reino para ser juzgado por todos sus crímenes.

En el juicio, el Duque Arleya fue desposeído de todas sus joyas y ropajes, vestía como un pordiosero y olía a orín de gato y sollozaba como una niña de cinco años llamando a su mama. Quien lo hubiera dicho de aquel hombre que soñaba con la corona del imperio ahora convertido en un despojo humano.

Uno a uno el alguacil fue enumerando sus numerosos crímenes y aportando los testigos de los hechos a lo que el Duque contestaba con lloros y suplicando por su vida. El veredicto estaba claro PENA DE MUERTE, las horas del duque estaban contadas.

Pero en ese momento el Conde Cook se levanto y se fue hacia el regente, le susurro algo al oído y volvió a su asiento . El Regente se levanto para dictar sentencia: "yo Filardy del Grifo, como regente de este reino y en poder de las facultades de impartir y hacer cumplir la justicia os condeno a: servir como esclavo del Conde Cook y pasáis a ser de su propiedad hasta el fin de vuestros días."

El conde se le puso una cadena en el cuello y se lo llevo como si de un perro se tratara. Ya en su castillo, lo torturo de mil maneras diferentes, llegando a cortarle el bien mas preciado de un hombre, lo que hizo mella en el pobre duque dejándolo mentalmente como un autentico vegetal. El resto de su miserable vida la paso entre las humillaciones constantes del Conde Cook y malviviendo en las perreras embadurnado de las heces y orines de los perros del conde.

Filardy

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 24/07/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.